El Cilantro Tainofarm

cilantro

El Cilantro es una hierba muy apreciada en la gastronomía latinoamericana. Su nombre científico es Coriandrum sativum y pertenece a la familia de las apiáceas, antiguamente denominadas umbelíferas. A esta misma familia pertenecen otras plantas cuyos tallos, hojas, semillas o rizomas son utilizados muy comúnmente en la preparación de platos típicos en todo el mundo, tales como el hinojo, la zanahoria, el apio España o célery y el comino.

Otros nombres que se le dan comúnmente al cilantro, dependiendo del país y la geografía cultural son el de perejil chino o perejil árabe, ceandro, coantrillo, salandria, coendro, coentro, culantro y jilantro.

Una hierba de uso y cultivo ancestral

En nuestros otros posts hemos comentado sobre la larga historia del cultivo de otros frutos y vegetales muy apreciados en la gastronomía actualmente. Pues bien, el cilantro no se queda afuera de este grupo de vegetales.

Los investigadores estiman que el origen del cilantro puede datarse hasta hace más de 3000 años atrás. Se cree que pudo comenzar a domesticarse en el mediterráneo, ya que existe evidencia arqueológica sobre su uso por parte de antiguas civilizaciones que poblaron esta región del mundo.

Por ejemplo, en la tumba del faraón Tutankhamon se encontraron restos arqueológicos de cilantro, y recordemos que hasta ahora se estima el nacimiento de Tutankhamón aproximadamente en el año 1341 antes de Cristo.

No obstante, por otro lado hay especialistas que sugieren una procedencia distinta, más hacia el oriente, específicamente en la antigua Mesopotamia, desde donde pudo haberse extendido su domesticación y cultivo hacia el resto del mundo antiguo. En ese orden de ideas por ejemplo, en la antigua Grecia su aceite era utilizado para la elaboración de perfumes, así como sus hojas en la comida.

Por su parte, los romanos no apreciaban menos a esta multifacética hierba, usándola para ocultar o moderar el aroma de carne descompuesta, uso que se extendió al resto del continente europeo durante la conquista romana, y que se mantuvo en el medioevo.

Al continente americano llegó el cilantro con los conquistadores, hacia finales del siglo XV, y desde entonces no se ha marchado de nuestros platillos y comidas típicas latinoamericanas, aportando un agradable aroma, frescor y verdor a nuestras comidas típicas.

Hoy por hoy la relevancia de esta hierba es tan grande para una multitud de culturas en todo el mundo, que por ejemplo los judíos la usan como una de las hierbas amargas a ser consumidas durante su fiesta de Pascua, y en la cultura China se le ha asociado históricamente con la cualidad de la inmortalidad.

Propiedades del cilantro

Pero el cilantro no sólo tiene importancia cultural y gastronómica. También es un alimento súper nutritivo. Más específicamente, cada 10 gramos de cilantro contienen 446 mg de potasio, 48 mg de fósforo, 4 mg de hierro, 340 µg de betacarotenos, 56 mg de vitamina C, 124 mg de calcio y 3mg de selenio.

Asimismo, el cilantro tiene propiedades carminativas, esto significa que ayuda a reducir tanto los espasmos estomacales como la fermentación de los alimentos en la flora intestinal, disminuyendo así a la generación de gases en el tracto digestivo y evitando los cólicos y las flatulencias. Debido a estas características, se recomienda en los casos de colitis, colon irritable, diarrea e inflamaciones intestinales.

Por otro lado, el cilantro tiene interesantes propiedades desintoxicantes, coadyuvando a la eliminación de metales pesados presentes en nuestro organismo, así como de otros contaminantes de origen químico. Adicionalmente, el cilantro contiene antioxidantes que ayudan a mantener la salud general, evitar el envejecimiento prematuro de nuestros tejidos y fortalecer el sistema inmunológico.

Como si esto fuera poco, además el cilantro tiene propiedades relajantes, su consumo ayuda a bajar los niveles de ansiedad y estrés, ayudando a conciliar el sueño y combatir el insomnio. ¿Qué más podríamos pedirle a esta extraordinaria hierba?

Receta de pasta con cilantro

Como es característico ya de nuestros posts, no podemos cerrar este artículo sobre las bondades y beneficios del cilantro sin antes compartir una deliciosa receta a base de esta maravillosa hierba.

Primero colocaremos 2 cucharadas de aceite sobre un sartén caliente, en el que cocinaremos 1 pechuga de pollo cortada en rodajas y sazonaremos con sal y pimienta al gusto.

Cuando el pollo se haya cocinado lo retiraremos momentáneamente a fin de preparar el resto de la salsa, para lo cual agregaremos 3 dientes de ajo previamente picados, 2 cucharadas de jugo de limón, ¼ de taza de caldo de pollo y 1 cucharada de cilantro picado al sartén.

Debemos cocinar a fuego alto hasta que el líquido se reduzca, después agregaremos 2/3 de taza de crema de leche y 2/3 de taza de leche. Dejamos hervir y agregamos ½ taza de queso mozzarella o parmesano previamente rallado, mezclamos todo hasta que el queso se derrita y luego retiramos el sartén del fuego.

Una vez concluida la salsa, procedemos a cocer la pasta como de costumbre –en los paquetes de pasta siempre dan indicaciones sobre el tiempo de cocción, etc.-. Cuando esté cocida la escurrimos y dejamos un poco del agua en la que acabamos de hervirla, a fin de darle más volumen a la salsa.

Acto seguido, pasamos a verter la pasta y la mitad del pollo sobre el sartén donde hemos preparado la salsa, mezclamos bien y colocamos por encima el resto del pollo y otra cucharada de cilantro picado; y a disfrutar. Buen provecho.

Taino Farm Farm Tour and river float

Farm Tour

digging and planting

Internship