El Tomate

distintas variedades naturales y cultivares de tomate

Aunque mucha gente lo desconoce, el tomate, también llamado tomatera o jitomate, es el fruto de una planta herbácea perenne originaria de América. Pertenece al género Solanum, que forma parte a su vez de la familia de las Solanáceas, al igual que la papa, la berenjena y las diversas especies de ají. Su nombre científico es Solanum lycopersicum.

Por su parte, el nombre popular de este fruto procede del antiguo vocablo náhuatl xītomatl, que significa fruta hinchada. En todo el mundo existen unas 20.000 variedades de tomate, de las cuales una parte son consecuencia de la evolución natural de la especie, y otro tanto es consecuencia de los sucesivos cruces que los humanos hemos venido realizando en los últimos dos mil años para mejorar el sabor y otras propiedades de este fruto.

La historia del cultivo del tomate

Se estima que el consumo y cultivo regular del tomate como alimento inició alrededor de 2600 años atrás, en los bajos Andes.

Durante sus primeros viajes a nuestro continente Colón tuvo la oportunidad de conocer este apreciado fruto, dándolo a conocer en la península ibérica a su regreso. Otros frutos y vegetales como el maíz, la papa, los ajíes y la batata, oriundos de nuestro continente, también fueron introducidos en Europa a partir de la conquista.

Posteriormente, un cronista y soldado del conquistador español Hernán Cortés, Bernal Díaz del Castillo, hace referencia al tomate como uno de los manjares más valiosos, entre los que se encontraban durante un banquete ofrecido por el emperador Moctezuma en honor a su llegada a Tenochtitlán.

Es probable que la primera ciudad ibérica en la que haya sido conocido el tomate fue Sevilla, uno de los principales centros comerciales de la península en aquella época, particularmente con Italia.

En este último país, se dan registros escritos de su conocimiento hacia el año 1544, por parte del herborista Mattioli. La primera receta napolitana de “salsa al estilo español” de la que se tenga registro, data del año 1692.

En la actualidad, es producido a lo ancho y largo del globo, integrándose exitosamente con las gastronomías locales de una gran cantidad de países y culturas.

No sólo una base muy común para nuestras salsas, sino también un valioso y nutritivo alimento

El tomate es muy rico en vitaminas C y A, y contiene también vitaminas E, K y B6 en menores cantidades. En lo que respecta a los minerales, el tomate es muy rico en potasio, contiene cantidades relevantes de calcio, magnesio, potasio y fósforo, y por último cantidades pequeñas de hierro, zinc, sodio y calcio.

Los licopenos del tomate. ¿Qué son y cuál es su función?

El licopeno es una substancia química orgánica que genera la coloración roja en diversos vegetales y frutos. Esta sustancia forma parte de un tipo más grande sustancias responsables de la pigmentación en vegetales, llamada carotenoides.

En particular, el licopeno está presente en frutos como las sandías, albaricoques, fresas, cerezas y guayabas.

A pesar de que si cocinamos los tomates tiende a perderse su contenido de vitamina C, al cocinarlos los licopenos se hacen más fácilmente asimilables y aprovechables para nuestro organismo.

Aunque a decir verdad aún no hay total certeza científica del carácter antioxidante de los licopenos del tomate, en los últimos años se ha venido extendiendo su uso con fines medicinales. En efecto, se considera que los licopenos del tomate, al igual que ocurre con las demás sustancias antioxidantes presentes en otros tipos de verduras y frutas, tienen importantes propiedades que permiten reducir los niveles de presión arterial y de colesterol, así como para prevenir enfermedades cardíacas, degenerativas y cáncer.

Los beneficios generales del tomate para nuestra salud

Ahora bien, más allá de la efectividad o no de los licopenos, aún en debate e investigación, el alto contenido de vitamina C del tomate le confiere valiosas propiedades antioxidantes. Por su parte, la vitamina A contribuye de manera importante a nuestra salud visual, y el contenido de hierro y vitamina K ayuda a regular el proceso de circulación y coagulación de la sangre, previniendo enfermedades cardiovasculares.

Finalmente, su contenido de fibra ayuda a combatir el estreñimiento, el contenido de potasio tiene efectos diuréticos sobre nuestro organismo, y el carácter antioxidante de la vitamina C ayuda a mantener la salud de nuestra piel y combatir el envejecimiento.

Recetas con tomate

Aunque el tomate se consume con demasía en salsas y ensaladas, existen muchas recetas creativas para utilizar el tomate en la cocina. Hoy compartiremos con ustedes una deliciosa receta de tomates rellenos de pasta de atún y anchoas

Para esta receta usaremos 8 tomates medianos.

Comenzaremos cortando la parte superior de cada tomate, y luego extraemos la carne interior de cada uno de ellos. Les colocamos un poco de sal en el interior y los dejamos boca abajo para que escurran.

Hecho esto, pasamos a elaborar la pasta de atún y anchoas.

Para hacerla necesitaremos 100 g de atún en aceite, 3 filetes de anchoas, 5 cucharadas de mayonesa y 2 cucharaditas de jugo de limón, media cebolla, un cebollín y tres ajíes picados en trozos pequeños, a lo que añadimos sal y pimienta al gusto. Colocaremos todo en el vaso de la licuadora y licuamos hasta obtener una mezcla homogénea.

Como paso siguiente cortamos 4 rodajas del centro de dos huevos pequeños, y las colocamos aparte. Lo que quede de los huevos lo picamos en trozos pequeños e incorporamos a la pasta, junto con 200 g de pollo picado en trozos muy pequeños.

Finalmente, rellenamos los tomates con la mezcla y los tapamos con una rodaja de huevo encima. Servimos los tomates sobre lechuga picada sazonada con un poco de sal y vinagre al gusto, y a disfrutar.

Taino Farm Farm Tour and river float

Farm Tour

digging and planting

Internship