El Zucchini o Calabacín

Calabacines

¿Qué es el zucchini?

Aunque puede resultar algo similar en apariencia al pepino, en realidad es muy distinto, tanto en lo que respecta al sabor como a sus propiedades, debido a que son vegetales que no están emparentados entre sí.

El zuchini, también conocido en otros países de América latina como calabacín o zapallito –de hecho en la República Dominicana es llamado comúnmente calabacín-, es considerado en términos gastronómicos como un vegetal o verdura, pero en realidad se trata de un fruto, ya que en términos botánicos, el zucchini es el fruto de las plantas pertenecientes a la familia de las calabazas pequeñas, es decir, las del género que lleva por nombre científico Cucurbita.

¿Asia o mesoamérica? ¿Dónde se cultivó por primera vez?

En lo que respecta a la historia de su cultivo, todavía no hay un acuerdo definitivo entre los investigadores. Hay indicios de que su cultivo pudo haberse originado en los trópicos de Asia, pero también de que ello pudo haber ocurrido en América central, específicamente en lo que hoy es México. De hecho, el calabacín fue una de las especies vegetales que los europeos llevaron de América al viejo continente durante la colonización.

En todo caso, existen evidencias de que fue cultivado en la antigüedad en distintas zonas cálidas del planeta, y aún en zonas templadas. Por ejemplo, los egipcios lo consumían, al igual que los griegos y romanos posteriormente.

Luego, los árabes lo extendieron por todo el mediterráneo, llegando a constituirse como un alimento de consumo regular durante el medioevo en esta zona geográfica.

Muy bajo en calorías, pero rico en vitaminas y minerales

El calabacín o zucchini está compuesto casi totalmente por agua, contiene cierta cantidad de proteínas y nada de grasa. Un elemento importante es su contenido de fibra, aproximadamente de 1,5 g. por cada 100 g., concentrada mayormente en la cáscara de este vegetal. La fibra contribuye a regular la absorción de las grasas, así como a mantener bajos niveles de colesterol malo en el organismo, y facilitar el tránsito intestinal. Debido a ello, es un alimento recomendado a los pacientes diabéticos.

Dependiendo de la variedad de calabacín que se trate, puede variar en cierta medida la proporción de vitaminas que contenga, pero en general todas las variedades de calabacín contienen vitaminas A y C, B1, B2, B6 y B9 –también llamada ácido fólico-, así como gran cantidad de potasio, fósforo y magnesio en menores cantidades, hierro, yodo, calcio y sodio.

El potasio del calabacín se recomienda para el tratamiento de la hipertensión arterial, cistitis, retención de líquidos, cálculos renales y como diurético. El fósforo y el magnesio son minerales clave en la formación de huesos y dientes sanos, y el último de ambos elementos además contribuye al funcionamiento adecuado de los nervios y músculos de nuestro cuerpo.

Por último, debido a su elevado contenido de agua, característica que ya hemos señalado, el calabacín es ideal para reducir la obesidad o controlar el peso corporal, o en cualquier dieta para adelgazar.

Recetas con calabacín para los pequeños de la casa

Existen muchas recetas sabrosas y divertidas que podemos preparar con calabacín, muy útiles además si tenemos niños pequeños o adolescentes en casa que no les gusta consumir verduras de forma regular. Para demostrarlo, demos un vistazo a la receta de palitos de calabacín al horno.

Los palitos de calabacín pueden utilizarse como una alternativa más sana, nutritiva y ligera a las papas fritas, pero igual de sabrosa. Además, prepararlos sólo nos tomará media hora.

Para hacer esta receta necesitamos 3 calabacines que cortaremos en palitos, similares a cuando cortamos las papas para hacer papas fritas. También necesitaremos 1 huevo, sal, pimienta y ajo en polvo al gusto, así como 1 taza de pan rallado para rebosar los palitos. Una vez cortados los palitos de calabacín los rebozaremos en huevo con la sal y la pimienta primero, y luego con el pan rallado y el ajo en polvo.

Hecho esto, colocaremos los palitos rebosados en una bandeja para hornear, y los rociaremos con un poco de aceite de oliva al gusto. Debemos hornearlos por unos 20 minutos hasta que doren. Podemos servirlos con la salsa o aderezo de nuestra preferencia para disfrutarlos mejor.

Taino Farm Farm Tour and river float

¿Te gustaría dar un Tour en la Finca?

digging and planting

¡Conoce nuestro internado en la finca!